La población tiende a pensar, en general, que en las empresas de calderería solo se trabaja la construcción y el mantenimiento de los silos, las cisternas o los grandes depósitos contenedores, pero no es así. La calderería industrial también impacta en la vida de las personas e incluso en la ingeniería. No solo a nivel nacional, sino a nivel internacional. Muchas son las grandes estructuras metálicas hechas gracias a las empresas de calderería.

Empresas de calderería en la vida diaria

Algunos ejemplos de calderería industrial son la estructura del museo Guggenheim o el puente de Vizcaya. Este último está situado en la ría de Bilbao y tardó en construirse tres años. Fue inaugurado a finales del mes de julio de 1893. Este puente decidió construirse al dejar de lado otras posibilidades en su lugar, como la utilización de puentes levadizos o barcazas. Se decidió construir un puente con una barquilla transbordadora que podía transportar cargas y personas. De esta manera se conseguía no entorpecer a los barcos que navegaban en la desembocadura del río Nervión.

El puente de Vizcaya o el museo Guggenheim, ejemplos de calderería industrial

Aunque muchos puentes se han construido mediante calderería pesada, los trabajos más habituales no son de tales dimensiones. Suelen ser estructuras metálicas comunes, relacionadas con la empresa y el tejido productivo del lugar. El proceso de mantenimiento también está relacionado con ellas. Contamos con los dos elementos indispensables para las empresas de calderería: los mejores profesionales y los materiales más adecuados. Por ello, podemos ayudarte en el mantenimiento o construcción de los elementos de calderería industrial. Para realizar este trabajo correctamente se necesita de un equipo altamente cualificado y especializado. Un equipo preparado para trabajar en empresas de calderería. Sin ello, no habría sido posible construir estructuras de tales dimensiones ni que el funcionamiento básico del tejido industrial fuera correcto.